lunes, 1 de junio de 2009

LAS FUERZAS OCULTAS DE LA VIDA


Estando el Sr. Isaac Newton descansando bajo un manzano, cayole en la cabeza una manzana y dijo: ..”Los cuerpos en la naturaleza se atraen en razón directa de sus masas y en razón inversa al cuadrado de sus distancias….” Y se llamo ley de la fuerza de gravedad.
Así pues sabemos que en la naturaleza o sea en el universo hay fuerzas que obedecen leyes.

El esfuerzo de los hombres por conocer las leyes que rigen las fuerzas en la naturaleza es muy remoto, y quien las ha conocido primero, adquiere poder sobre quien las ignora.

Una fuerza no se ve, no se puede pesar, no se oye: solo se detecta la presencia de ella por sus efectos, y esos efectos los percibimos con nuestros sentidos.

Las fuerzas que conocemos comúnmente; atraen o rechazan, pero en esencia no sabemos que sucede dentro de las sustancias o cuerpos que produce esos efectos que llamamos fuerzas.

¿Por qué se produce la fuerza de gravedad?, Que es el magnetismo? ¿Qué fuerza tiene la electricidad? y la fuerza atómica ¿Qué es? Y ¿a mi que me importa todo eso?. Pues resulta que si importa, todas estas fuerzas están presentes en nuestra vida diaria, en la industria, en el trabajo y ya veremos como, muy significativamente, también en la salud.

¿Usted nunca a sufrido de “el espolón”?. Ese mal que le lastima el talón, o ¿de varices en sus piernas?, o de ¿alta o baja presión sanguínea?, pues en esas pequeñas cosas tienen una gran influencia la fuerza de la gravedad.

De las fuerzas mas comunes que aprendimos a manejar desde pequeños, y a medir a partir de la secundaria: son las fuerzas físicas.
¿Quién no sabe lo que es empujar, o jalar?, pero existen otras clases de manifestaciones del fenómeno ”fuerza”, así llegamos a las fuerzas que ya no son tan fáciles de medir, ¿Quién nos puede decir cual es la fuerza que produce el pensamiento, o del amor?, o ¿del odio?. ¿Dónde reside la fuerza de la FE, y donde la del espíritu o del carácter?.

Cuando ignoramos las respuestas de algunas de esas preguntas, mandamos la cuestión al cajón de la religión, del esoterismo o de la magia; a medida que vamos descubriendo sus respuestas las sacamos de ese baúl y las ponemos en el de las cosas aceptadas, o conocidas, que no sabidas precisamente.

Así sucedió con la electricidad; primero fue cosa del diablo, luego de la ciencia; usted la acepta, pero ¿sabe lo que es? ¿Sabe dónde esta?, Yo se lo voy a decir, la electricidad esta alrededor de usted, y adentro de su cuerpo también.

En los días claros y de buen tiempo, la tierra tiene una carga eléctrica negativa, en tanto que la de la atmósfera es positiva, por lo que la corriente eléctrica es desde el suelo hacia las nubes. Durante las tormentas eléctricas esta polaridad cambia sus sentidos, estableciéndose la corriente de electrones en sentido inverso, y como se calcula que en cualquier momento están ocurriendo de tres a cuatro mil tempestades eléctricas en todo el globo terráqueo, entonces los cargas eléctricas se mantienen en equilibrio alternando el sentido de sus gradientes.

Entre la cabeza de un hombre (1.70 m.) y sus pies, hay un potencial eléctrico de aproximadamente 200 voltios, y de la azotea de su casa a la banqueta es ya de 500 voltios y de las capas superiores de la atmósfera a la tierra puede llegar a 360 mil voltios, como usted puede ver vivimos inmersos en un campo enorme de energía y fuerza, que todavía no hemos sabido controlar.

Con el magnetismo sucede algo semejante; se acepta que la tierra es un gran imán y que vivimos “deambulando” entre las fuerzas magnéticas.

Existe todo un universo de fuerzas, las mas poderosas se encuentran dentro del núcleo del átomo, no podemos referirnos a ellas si no tomamos en cuenta el concepto de energía, pues a todo cambio de energía hay una correspondiente manifestación de fuerza.

Usted y Yo estamos nadando en ese inmenso océano de energía, a través de ella, nos conectamos con todo el universo: desde las estrellas hasta con el mas ínfimo insecto que esta a los pies.

Para darnos una idea de lo enormemente complejo que es este asunto, consideraremos lo siguiente:
Usted posee 500 trillones de células y cada una de ellas procesa aproximadamente seis millones de millones de reacciones químicas por segundo, donde interactúan las fuerzas electromagnéticas, aun estando dormido, ¿se lo puede imaginar?, es una inmensa orquesta donde millones y millones de músicos tocando varios instrumentos cada uno logran como resultado la sinfonía de la vida.

¿Quién compuso la partitura?, ¿Quien dirige la orquesta?,
¿Qué fuerza mantiene juntos y en su lugar cada uno de esos músicos?

Pero no se asuste que apenas comienza el misterio.

Matemáticos, físicos, filósofos, y muchos, muchos otros pensadores y eruditos han tratado de explicarnos el universo, la vida, las fuerzas y las leyes que las rigen, sin haber podido llegar hasta hoy a un acuerdo unánime.

El siglo veinte se conmueve con la teoría de la relatividad, de ahí nos viene en cascada la física quántica, el holograma, la teoría de la holokinesis, etc., con todo esto empieza a cambiar la interpretación de la materia, la mente y la energía.

El tiempo que era absoluto para Newton, es relativo para Einstein e irrelevante para Bohm, que suma al concepto del tiempo lineal, el tiempo subjetivo.

En fisiología Alexis Carrel, premio Nóbel, mantiene vivo un tejido de corazón de pollo por mas de 25 años, concluyendo en la posibilidad de la eternidad de la vida, pero luego viene Leonard Hayflick, un investigador de Filadelfia, pone en duda los experimentos de Carrel y declara con sus propios experimentos que las células tienen un limite de vida que rige el ADN, (el reloj biológico), y nace la teoría del “Limite de Hayflick”, por cierto que las células cancerigenas no obedecen ese limite. Unos años después el biólogo Michael West de la Universidad de Texas nos informa que había encontrado el gen de la vejez y que manipulándolo se puede llegar mas allá del limite de Hayflick.
Aun todavía hay mas intentos de explicar las fuerzas de la vida desde el punto de vista celular, así aparece lo que seguro será una teoría mas acabada que involucra la “intención de la Célula”.

Krishnamurti, Maharishi, y sus seguidores declaran que existe el observador absoluto en la conciencia única y total, encargada de equilibrar las fuerzas, crear y mantener las leyes del universo; conciencia que abarca la razón de la vida.

No se trata de remitirnos a lo religioso en una posición cómoda y de negligencia mental, pues el esfuerzo del hombre por comprender y actuar lo llevara sin duda a la longevidad, la salud y la alegría de vivir.

Sin embargo a pesar de tanto adelanto de la ciencia moderna, de esa abrumadora avalancha de conocimientos; cuando hay desarmonia entre nosotros y el universo, entre nuestro cuerpo y nuestro cerebro, o sea, cuando estamos enfermos, hasta ahora, nada o poco podemos hacer, habremos de aceptar la vejez y la muerte.

Si termino aquí estas líneas, le dejare un sentimiento de desesperanza, cosa que no haré, en cambio le daré tres reglas como resumen de lo arriba escrito para que llegue a los 100 años y sea un buen viejo(a).

1.- COMA BIEN. Es decir, sea moderado, poca grasa, poca azúcar, mucha fibra. Recuerde que somos mas del 90 % agua, y lo que le pase al agua de su cuerpo le pasa a usted, beba AGUA ALCALINA y mantenga el cuerpo desintoxicado.

2.- PIENSE MEJOR. No se haga daño rumiando rencores y venganzas, no persiga el dinero hasta en los sueños, ame y goce sanamente, ría y sueñe.

3.- HAGA EJERCICIO.- Deje el coche, levántese de ese sillón frente a la T.V. muévase, haga el amor. El ejercicio físico es sagrado, la depresión y la muerte prematura se da más en las personas sedentarias,


Ing. Pedro Lozano
Laboratorios Bassocco (614) 163 4049

1 comentario:

Lordskorpius dijo...

Muy buena tu definición de la vida, es casi un poema, buen relato

Publicar un comentario